FAQ – Romeo & Julieta (Telmatobius yuracaré)

FAQ - Preguntas Frecuentes sobre "Romeo & Julieta"
(Las ranas de Sehuencas en el Centro Kayra del Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny)

¿Cómo fue la primera cita de Romeo y Julieta? ¿Fue amor al primer nado?

Para Romeo, fue absolutamente amor al primer nado. Inmediatamente se dirigió a Julieta cuando fueron colocados en el mismo acuario (un nuevo acuario para ambos). Cuando fueron trasladados al acuario de Romeo, cantó por primera vez desde 2017 en una serenata para Julieta que fue música para nuestros oídos porque significa que no había perdido la esperanza. A Julieta parecía gustarle la compañía de Romeo de inmediato, pero Romeo definitivamente parece ser el más enamorado de los dos.

¿Cómo se están llevando Romeo y Julieta ahora que han tenido su primera gran cita y están viviendo juntos?

 ¡Se están llevando muy bien! Romeo sigue a Julieta alrededor de su acuario compartido (que antes era el departamento de soltero de Romeo) y con frecuencia renuncia a sus gusanos para que Julieta pueda disfrutarlos. Romeo es un caballero perfecto e incluso ha estado mostrando un comportamiento que nunca antes habíamos visto: mover rápidamente los dedos de los pies cuando está cerca de Julieta, en lo que podría ser un baile para impresionarla. Sin embargo, está luchando un poco para encontrar la posición correcta para el amplexo, la posición de apareamiento para las ranas donde el macho abraza a la hembra y la sostiene hasta que pueda fertilizar sus huevos cuando ella los suelta en el agua. Pero han pasado 10 años, ¡así que ciertamente podemos darle un poco de tiempo!

Entonces, ¿qué pasa si Romeo y Julieta no pueden hacer clic de esa manera?

Nos tomamos un helado, miremos nuestros apuntes y luego volvemos a intentarlo. Tenemos varios emparejamientos que podemos probar entre los seis individuos que ahora tenemos para el programa de cría en cautiverio y tenemos algunos conocimientos sobre cómo criarlos en función al éxito que hemos tenido con otras especies de ranas acuáticas en el Centro K’ayra.

También trabajaremos para comprender mejor las diferentes condiciones en su hábitat natural, como las fluctuaciones en las temperaturas del agua, para continuar mejorando nuestra capacidad de replicar las condiciones naturales en cautiverio.

Y como último recurso, GWC y el museo también trabajarán con un laboratorio de la Universidad de Macquarie en Sydney, Australia, para la recolección y congelación de esperma de Romeo y gametos (huevos y esperma) de otras ranas para que podamos probar fertilización in vitro.

¿Qué lecciones nos están enseñando Romeo y Julieta?

 ¡Primero, que el amor requiere paciencia! Tampoco sabemos mucho sobre el comportamiento reproductivo de la especie, por lo que estamos dispuestos a aprender mucho de ellos. Ya hemos descubierto que el macho realiza una llamada de cortejo antes del amplexo y los movimientos que hace durante el amplexo, tal vez para tratar de impresionar a la hembra. Esperamos aprender más sobre su comportamiento, cuánto tiempo permanecen en amplexo, cuánto tiempo tardan en incubar los renacuajos, cuántos huevos ponen, etc. Será la primera vez que podamos responder estas preguntas para la especie y nos ayudará a establecer exitosamente el centro de cría en cautiverio y que puede salvar a la rana acuática Sehuencas de la extinción.

 ¿Por qué era tan importante encontrar a Julieta?

 Romeo estuvo viviendo solo en el museo desde hace más de 10 años. Durante ese tiempo, él cantaba buscando una compañera, pero la última vez que habíamos escuchado ese canto fue a fines de 2017. ¡No queríamos que perdiera la esperanza! Pero más que eso, no sabíamos si quedaba otra rana acuática de Sehuencas en la naturaleza, lo que significaba que si no encontrábamos una Julieta para Romeo, y otros individuos para iniciar un programa de cría, esta especie podría extinguirse.

 ¿Cómo hiciste para encontrar a Julieta?

 ¡No fue fácil! Pasamos meses haciendo un análisis de todos los registros históricos dónde se había encontrado la especie originalmente y observando las amenazas actuales en cada una de estas áreas. También fuimos a hablar con las comunidades cercanas. No reconocieron a la especie y se divirtieron al ver que habíamos venido buscando una rana, pero cuando les mostramos videos y fotos la especie, se interesaron mucho en Romeo y querían aprender más sobre él y otros anfibios en el área.

En nuestra segunda expedición, pasamos días buscando a las ranas acuáticas Sehuencas en un hábitat protegido que parecía perfecto—sin embargo, no encontramos ninguna rana de ninguna especie. No fue hasta que estábamos a punto de rendirnos después de un largo día de trabajo que vimos algún signo de vida de anfibios, la primera Rana acuática Sehuencas que rescatamos. Regresamos después de eso y encontramos las otras cuatro ranas que rescatamos, ¡incluyendo a Julieta!

¿Cómo buscas una rana acuática?

 ¡Muy cuidadosamente! Los miembros del equipo de la expedición caminarán a través de ríos resbalosos en un terreno irregular en busca de las ranas. Las ranas acuáticas de Sehuencas rara vez salen del agua, por lo que los científicos se acostumbrarán a usar botas de goma e impermeables. Ellos levantarán rocas y buscarán las ranas dentro del agua. La buena noticia es que el equipo de la expedición incluye a personas que tienen experiencia previa al encontrar ranas acuáticas de Sehuencas antes de que la población desapareciera. Por lo que ellos saben qué buscar y cómo hacerlo. ¿Quieres saber más sobre esta aventura? Echa un vistazo a este blog sobre las expediciones Echa un vistazo a este blog sobre las expediciones

Si rescató las cinco ranas que encontró, ¿le preocupa un impacto negativo en la población silvestre?

Es probable que haya muy pocas ranas acuáticas en la naturaleza para que puedan conservar una población viable a largo plazo en este momento. Gran parte de su hábitat histórico ha sido destruido y su número se ve gravemente afectado por especies invasoras como la trucha que se comen sus huevos y por la quitridiomicosis.  El quitridio parece haber eliminado a todas las ranas de estas corrientes (no solo a las ranas acuáticas), por lo que la mayor prioridad de conservación es rescatar a los animales para un programa de cría de conservación para que un día, una vez que se hayan mitigado las amenazas, podamos regresar esta especie al medio silvestre. Si no actuamos ahora, será demasiado tarde y la especie podría perderse.

Es un juego de números. Incluso en las mejores condiciones, muy pocos huevos de ranas se convierten en renacuajos, menos se convierten en ranas y un número minúsculo se convierte en ranas adultas. Escarabajos acuáticos depredadores, peces, serpientes y aves, por nombrar algunos, les encanta comer huevos y ranas bebé. ¡Es por eso que las Julietas del mundo tienen que poner tantos huevos! En contraste, casi el 100 por ciento de los huevos, los renacuajos y las ranas sobreviven en cautiverio. Esto proporciona probabilidades mucho mejores para cualquier resistencia genética a la enfermedad que pueda existir con poca frecuencia para sobrevivir a un predador, y esto estudiará como parte de la conservación de esta especie.

En última instancia, esta colonia en cautiverio proporcionará un gran impulso a una población silvestre o la oportunidad de restablecer la especie si desaparece por completo en la naturaleza. De esta manera, podemos potencialmente aumentar la resistencia genética de una población incluso si la amenaza de la enfermedad persiste, dependiendo de si estos individuos tuvieron suerte y lograron evitar la ola de la quitridiomicosis, la enfermedad mortal para los anfibios o si están mostrando tolerancia o incluso resistencia al quitridio. No todos los animales reintroducidos sobrevivirán, pero los que pueden estar en un número significativamente mayor de lo que serían si todos tuvieran que sobrevivir naturaleza.

Y aunque la evidencia de campo nos muestra que es probable que queden muy pocos en la naturaleza, si encontramos una población saludable en futuras expediciones, lo que es ideal, entonces podemos implementar una mezcla de medidas para la conservación de la especie, incluida una combinación de cría en cautiverio y el desarrollo e implementación de un plan para su protección en la naturaleza.

Tenemos ejemplos de este enfoque de trabajo. El sapo partero de Mallorca en España es un buen modelo de cómo la cría en cautiverio y la reintroducción pueden formar parte de una estrategia más amplia para recuperar una especie en la naturaleza. Al menos 10 poblaciones de esta especie se han reintroducido con éxito como parte de un programa de cría en cautiverio para su conservación. También está el Sapo de de Kihansi en Tanzania, que se ha criado con éxito en los zoológicos de los Estados Unidos y se han realizado algunas liberaciones dentro un programa para su reintroducción completa.

¿Hay algo que podamos hacer para ayudar a Romeo, Julieta y sus nuevos amigos?

 ¡Absolutamente! Los fanáticos de la nueva pareja de celebridades pueden apoyar su futuro feliz y el establecimiento del centro de cría para su conservación haciendo una donación para cualquiera de los ítems en el registro de “Futuro Feliz” de Romeo y Julieta, incluido un nuevo hogar con todas las medidas de bioseguridad  que permitan rescatar a esta especie, una guardería de renacuajos y un fondo universitario para apoyar los esfuerzos de conservación del hábitat y así la descendencia pueda ser devuelta a la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *